El creador y gran impulsor de Apple, Steve Jobs, fallecido este miércoles tras una larga enfermedad, marcó una nueva época en el desarrollo de la industria informática. Jobs fue el impulsor de una verdadera revolución en el mundo de las computadoras, primero con el lanzamiento del Macintosh y luego con tres de los aparatos electrónicos más exitosos de la historia: el iPod, el iPhone y el iPad.

Jobs inició su exitosa carrera a finales de la década de 1970, cuando, junto con su compañero de colegio Steve Wozniak, creó uno de los primeros ordenadores personales, que pronto obtuvo gran éxito en el mercado. En el garaje de los padres de Jobs los jóvenes crearon una placa de circuitos que sirvió como prototipo para la computadora Apple I.

El 1 de abril de 1976 Jobs y Wozniak fundaron la compañía Apple Computers. El segundo modelo del ordenador de los dos ‘Steves’, el Apple II, lanzado en 1977, fue el primero con un armazón de plástico, con posibilidad de mostrar gráficos en color y diseñado para el público general. Antes de que la fabricación del Apple II se suspendiera en 1993, la compañía logró vender cerca de seis millones de unidades.

En enero de 1984 Jobs presentó su nueva computadora Macintosh, considerada como la primera que responde al actual concepto de PC (ordenador personal). El video publicitario para el lanzamiento del nuevo producto fue dirigido por el famoso realizador de cine Ridley Scott. Después de tener problemas con la cúpula directiva de la empresa, encabezada por el ex vicepresidente de PepsiCo John Sculley, al que el propio Jobs había contratado, el informático fue despedido de Apple en 1985.

Tras abandonar la empresa que él mismo fundó, creó los Estudios de Animación Pixar, que hasta ahora son considerados como uno de los más exitosos productores de películas de animación del mundo. En 2005 Jobs vendió Pixar a Disney por 7.400 millones de dólares, lo que le convirtió en el mayor accionista de la popular productora de películas infantiles.

Anuncios